domingo, 7 de marzo de 2010

Hace calor

Va el delfín por las aguas turbias del sur de América Latina. Va con ganas de llegar y encontrarse con sus compañeros de ruta, de otra especie, todos.
Va el delfín comiendo cuanta cosa se meta en camino, con tranqui andar sostenible hasta los chapoteos cómicos que se escuchan cuando toca la superficie.
Va la niña a la pileta ahora que el delfín mecánico filtró las aguas pacíficas del jardín de su casa de Buenos Aires, zona sur. Va y lo desenchufa de su tarea de limpiafondo, le vacía las hojas secas absorbidas, y chapotea ella, ahora, porque hace calor.

2 comentarios que comentaron.:

Carlos Enrique Cartolano dijo...

Me hiciste acordar de que a las 00 horas, no más... debo apagar el filtro de la pileta. Relato aleccionador, práctico, amoroso cuando uno nota que ¨la niña¨ calma sus ardores con la frescura del agua filtrada. ¡Gracias!

Lobo Solitario: dijo...

Muy bueno!!!!!!!!!!