lunes, 1 de marzo de 2010

Vasos vacíos y rotos

Cecilia y el Chino son amigos. Muy amigos.
Todo comenzó cuando el Chino, incapaz de suprimir sus impulsos cleptómanos, empezó a regalarle vasos a Cecilia, para que ella tenga en su nuevo departamento de alquiler. Sí, vasos, grandes, chicos, largos y angostos, con relieve o lisos, para tragos, para cerveza, para jugo de naranja, para fernet. Todos transparentes, eso también, todos distintos, y todos robados de cual bar de turno haya acogido al Chino un sábado a la noche. Cecilia agradecida, e inmoral.
Ahora bien (o más bien, mal), llegó un día en que los vasos dejaron de ser tales, y diversas teorías conspirativas surgieron para dar luz sobre los hechos.
Podría haber sido que la mamá de Cecilia los encontró en el hogar de su hija, y al grito de "Qué vasos feos!" tiró uno (o dos) al piso. Sorpresa general frente a los crash crash de vaso en mil pedacitos, y Cecilia remató con un "Sí, no importa, total me los regaló el Chino... maldito...". No se sabe por qué pudo ella haber pensado así de su supuesto amigo. Hipocresía, quizás, seguramente. Cuestión que la madre, al no conocer a este amigo ladrón, sólo disfrutó del momento de rotura cristalísitca. Ja!JA!ja! Risa malvada y a seguir. Rompieron dos, tres, cuatro, y se dieron cuenta que después tenían que barrer. Y no rompieron más.

Por suerte, el Chino duda de que esta posibilidad haya sido cierta. Así es como surge otra.
Quizás Martina, amiga de Cecilia de toda la vida infanto-juvento-adulta, y trabajadora irreprochable de un bar de zona sur, fue quien se encargó de poner fin a los vasos robados. "Cecilia, qué hacés con estos vasos de bar? en qué andás? en qué cosas raras te estás metiendo?", preguntó la amiga camarera. Por supuesto, Cecilia negó toda participación en los hechos delictivos y en cuestión de segundos delató al Chino. Martina se enfadó y dijo "No, Cecilia, esto no tiene que ser así, cómo que el Chino roba bares? Yo trabajo en un bar y no me gustaría que me hicieran esto... Vos te reís, pero el vaso es dinero!" Cecilia no se reía pero dejó de reírse cuando Plash Plash, dos vasos se rompieron. Le gritó, reclamó, pidió y pidió que pare, se detenga. Y Martina lo hizo, mientras dijo "Perdón Ceci, me obnubilé, ahora limpio todo". Vestigios de la vida servicial, probablemente.

Siendo que ninguna de estas historias satisface plenamente, aparece otra (más realista) que podría ser la verídica.
Dicen que llegó el padre de Cecilia por primera vez al departamento de su hija querida. Ella le ofreció algo de beber: Café, té, mate, jugo, gaseosa. Claro, ella no tenía todo eso, sólo tenía lo que sabía que él iba a pedirle. Pero ofrecer, ofreció, para quedar bien. Le alcanzó un vaso de jugo, comparablemente más pequeño que el que se encontraba en la boca de ella. Llamada su atención, el padre interrogó: "Cecilia, dónde compraste estos vasos?" Y Cecilia contestó con silencio... "Cecilia?", insistió él. Entonces ella no tuvo más remedio, ni enfermedad, que contar la verdad respecto a su amigo Chino, omitiendo el verbo "robar". Pero el padre, hombre astuto si los hay, increpó largo y tendido: "El Chino? quién es? Así se llama? Esas son tus juntas, Cecilia?! Alguien a quien le dicen Chino y te 'regala' vasos distintos?!?! Vos te mudás y estás en una anarquía total... Voy a hablar con tu madre y con tu hermano! Y en cuanto a estos vasos, no los quiero más! Mañana mismo vas y te comprás todos vasos iguales, como la gente normal" Y Zass, estalla un vaso contra la pared. Bien dispuesto a arrojar el segundo y el tercero desde el cuarto piso al frente, se asoma al balcón para dejarlos caer. Rotos, bien rotos los quería, hasta que ve un objeto extraño al aire libre. "Cecilia? y esa planta de aloe vera? Qué es esa planta de aloe vera? Esa planta está muerta!!" grita el padre, y hace encontrar al aloe violáceo con el vidrio transparente en un choque violento.
Esta teoría termina acá, censurada por violencia de género.

Pero la verdad verdadera estuvo en boca de quien susurró el siguiente diálogo, escuchando de incógnito en el departamento en cuestión. Ahora sí, la realidad:

Cecilia estaba sola en su hogar comiendo mandarinas. Miércoles, 8.32 a.m. Suena el timbre, ¿Quién será?
Cecilia: -Hola?
Portero eléctrico: - lcwhfuasbg
Cecilia: - Quién está ahí? (sea quien sea no bajo a abrir)
Portero eléctrico: - Soy Sergio Andrés...
Cecilia: - Mi amigo colombiano!! bajo a abrir... (puteadas mentales)
-
Cecilia: - Sergio Andrés! Qué sorpresa!
Colombiano: - Qué hubo Cecilia, cómo dice que le va?
Ce.: - Y... acá... no esperaba visitas, a nadie, yo no estoy acostumbrada a que me visiten, ni acá ni en ningún lado... me gusta que me avisen antes de tocar timbre de sorpresa...
Co.: (se hace el distraído)
Suben al departamento
-
Co.: - Cómo anda Cecilia? Está lindo el apartamento...
Ce.: - Sí, de a poco lo voy arreglando y llenando de cosas...
Co.: - Espere! - suena su aparato celular, es su novia comunicándose - Hola Morsi! sí sí, ya sé, bueno, ya voy...
Ce.: - Ya te vas? (viniste a molestarme tan temprano y ya te vas?)
Co.: - No...
Ce.: - (qué mal...) Querés tomar algo antes de irte?
Co.: - Sí, cualquier cosa que me ofrezcas está bien...
Ce.: - Sólo tengo agua de la canilla.
Co.: - Bueno... gracias...
SPLASH! se le cae el vaso al colombiano Sergio Andrés.
Co.: - Uy Cecilia, perdóneme, perdóneme, yo se lo pago...
Ce.: - No, no importa, me lo regaló el Chino, se lo afanó de un bar el muy ladri... [Se lo robó el muy ladrón]
Co.: - Discúlpeme, discúlpeme, qué pena!
Ce.: - No te hagas problema, mirá... PLASH!
Cecilia rompe tres vasos contra el suelo, a propósito, para que el colombiano no se haga culpas colombianas, porque ya bastante tiene con ser ciudadano ilegal. Y él, aturdido, se retira en busca del cariño de su novia, quien vive en un hogar feliz con vasos de diseño moderno.

Cecilia se queda sola, pero ahora que la verdad ha sido revelada, se aceptan vasos nuevos de robos de autor. Y saludos al Chino.

1 comentarios que comentaron.:

Martín dijo...

Me rei muchoo ceci, espero que vos tambien por que ese era el objetivo!

ojo, se viene la secuela! jaja

pd: quedo alguno de los que te regale?