miércoles, 18 de julio de 2012

Mala suerte.

Suponiendo que uno le habla a otro y mientras le mira la boca, y el otro le habla a uno (a una, porque es mujer) y mientras le mira la boca, entonces puede decirse que apareció la sensación y después comieron perdices. Pero esto no es más que una suposición, así es que no, sólo charlaron un rato y más tarde se perdieron entre la gente. A niveles medios, la fiesta estuvo buena.

2 comentarios que comentaron.:

acróbata dijo...

Personalmente miro más a los ojos cuando me hablan. ¿me estoy perdiendo algo por no mirar a la boca?

Me gustó leerte.

Saludos.

en ver o símil dijo...

No, nada de nada. Sólo unos dientes, quizás chuecos, pero nada más. Saludos!