domingo, 13 de junio de 2010

Te digo Gordi

Gordi, de la asquerosa a quien no le interesa la persona a la que se dirige. No le interesa quién es, cómo es, por qué es, ni si es ella o es él. Gordi, manera aparentemente desinteresada de llamar pero reflejante de ego. Te digo Gordi, porque es cariñoso. No sé tu nombre, pero te tengo cariño. O será que quiero que pienses que te tengo cariño para que me alcances esa azucarera que anda por ahí. Dulce, cuchi cuchi, cielo, negrito, y mi princesa. La realidad aparente cambia en momentos de bronca.


Benditos aquellos que sí se apodan con sustancia.

3 comentarios que comentaron.:

Javier F. Noya dijo...

Hola: por esas curiosidades de amigos comunes que la Cara de Libro oferta y oferta para pedir solicitudes de amigos, caigo por aquí y me ha gustado. No será novedad que refiera a tus méritos, así que ahorraré elogios de Perogrullo y me dedicaré a disfrutar de este blog. Volveré. Saludos.

lucia dijo...

que bello escribes.

da gusto leerte.

Petardo Contreras dijo...

El gordi me lleva a la ira y a la violencia, y el negri de las personas que te conocen hace 20 min.
Es una de mis fijas, fija que te van a cagar.