martes, 30 de marzo de 2010

Orzuelo

Entonces entré a la farmacia y le pregunté a la sonriente señorita: "¿Alguna crema para orzuelos? ¿Existe? ¿Tenés?"
Yo sólo hice caso al
ante cualquier duda consulte a su médico y/o farmacéutico. Mal, mal por mí. Contestó "Hay, pero para orzuelos suelen recetar antibióticos.... y eso lo indica el oftalmólogo..." y me miró insinuante. No, claro, nada grata la insinuación. Me quiso decir, clarito y conciso, que no iba a venderme nada sin receta, mala porteña.
Me hice literalmente la boluda, y dije "ahh... bueno... tendré que ir a visitarlo entonces...". En este momento clave, repasé a todo aquel amigo/conocido/familiar que me dijo que me levante y entre a cualquier farmacia a preguntar por algo que cure rápido mi orzuelo. Acompañé el repaso mental de insultos.
La señorita interrumpió mis pensamientos diciendo "Pero no vas a ir al oftalmólogo por un orzuelo..." Hizo una mueca traducida en risita. Ja. Le contesté la mueca. "¿Entonces?" Ella me miró como si yo fuese estúpida. "¿Entonces? ¿Lo recetan o no lo recetan? porque si no voy no me lo pueden recetar..."
Y ella, confundida, me contestó "Tenés dos opciones: te pasás un anillo caliente por el ojo o...".
Ya no la escuché. Ante cualquier duda consulte a un amigo.

5 comentarios que comentaron.:

Lobo Solitario: dijo...

jeje, cosas que pasan!!! Espero que esté mejor del ojo!! Besos!

Lely Vehuel dijo...

Hola,aqui ando conociendo nuevos lugares,paseando por tu sitio me gusto mucho,tienes un muy buen blog,yo seguire pasando y te espero de visita por Peregrino de Sabiduria o por Cuentos y Orquideas,mucha luz y hasta pronto...

EL CAMINANTE Y SU SOMBRA dijo...

Espero estés bien ese orzuelo
y no te moleste tanto
como la farmacéutica.
Para tu gusto
decirte que no es cuestión de lugar
por aquí ocurre lo mismo.
Las cosas son como son y
no como nos gustaría que fueran.

Un abrazo, te iré visitando y leyendo
cuando pase te dejaré señal.
Gracias por tus letras.

No tan anónimo dijo...

Los orzuelos, la mala sangre, los idiotas, los anillos de oro, oftalmólogos, las sábanas, arde, a veces pica, y más tarde alguien con voz encantandora trata de cambiar el mundo.
Yo prefiero otra película y mas de estas palabras.

Anónimo dijo...

last few days our group held a similar talk on this subject and you show something we have not covered yet, thanks.

- Laura